20 años de F.R.I.E.N.D.S

La mítica sitcom F.R.I.E.N.D.S cumple años. Hoy se conmemora el 20 aniversario de la emisión en Estados Unidos del primer episodio de la popular serie de televisión de la NBC y para celebrarlo por todo lo alto, entre otras cosas, una réplica del memorable ´Central Perk´ abrió el pasado miércoles sus puertas en el Soho, concretamente en el 199 de la calle Lafayette, al sur de Manhattan, donde multitudes de fans se aglomeraron para disfrutar, como marcaba la ocasión, de una gigantesca taza de café del sello Eight O’Clock Coffee (marca que ha creado el evento junto a la productora Warner Bros.) en el legendario sofá naranja donde Ross, Rachel, Monica, Chandler, Phoebe y Joey pasaron innumerables tardes contando sus batallas.

Central PerkLa célebre cafetería, que contó en el evento de presentación con la presencia de James Michael Tyler, el actor que encarnaba a Gunther, el dueño del local, y acogió la actuación de The Rembrandts, la banda responsable del tema principal de la serie I´ll be there for you, permanecerá abierta hasta el 18 de Octubre.

Y para celebrar tal momento histórico, en Hot BuZz (mag) recordamos el artículo -reeditado para la ocasión- que apareció en nuestro blog en octubre de 2009 con nuestra selección de los 10 mejores momentos de F.R.I.E.N.D.S (¡Cuidado: puede contener Spoilers! – aviso para quien no haya visto la serie).

Top 10 Mejores momentos de F.R.I.E.N.D.S

10- Las escenas de Acción de Gracias: Todas y cada una de las temporadas de F.R.I.E.N.D.S contienen un capítulo en el que los chicos celebran la fiesta de Acción de Gracias. En algunos tienen invitados sorpresa, personajes de su pasado como un vengativo y algo puñetero Brad Pitt con su “club de odio a Rachel” para amenizar la fiesta. En otros la cena se convierte en algo secundario y lo que importa es la disputa por conseguir, con trampas incluidas, un trofeo deportivo sin igual: “La copa Geller” (un muñeco troll pegado con mucha mala leche a un trozo de madera). Y luego están los flashbacks de la cena de Acción de Gracias donde Chandler recuerda el divorcio de sus padres o cómo perdió un dedo del pie cuando a Monica se le calló el cuchillo de cocina mientras intentaba seducirle frotándose el cuerpo con éste y con una caja de guisantes congelados al mismo tiempo.

9- Conociéndolos a todos: Uno de los mejores momentos es cuando Rachel vestida de novia entra al Central Perk y se reencuentra con una vieja amiga de instituto, la perfeccionista y maniática Monica Geller y con el hermano de ésta, Ross, un paleontólogo algo friki y bastante enamoradizo (se llega a casar y divorciar hasta tres veces) que ha sido abandonado por su esposa, ahora lesbiana. Allí conoce a Phoebe, una cantante/guitarrista bastante lunática y excéntrica, a Joey, un actor en paro que está deseando hincarle el diente a la mínima y a Chandler, el graciosillo de turno. Y es en ese momento en el que Rachel se da cuenta que dejar plantado a su prometido en el altar es la menor de sus locuras hasta la fecha y que todavía le quedan muchas aventuras a las que embarcarse.

8- El cuadro de Phoebe: La ambición rubia de F.R.I.E.N.D.S es una chica que ha nacido para mostrarle al mundo su talento como artista, ya sea componiendo canciones sobre gatos apestosos (el famoso Smelly Cat), cocinando las mejores galletas con pasas del mundo o creando unos cuadros que ni el mismísimo Dalí sería capaz de crear en sus mejores épocas surrealistas. Las obras de arte de Phoebe, Gladys y Glynis, dos maniquíes espeluznantes sin extremidades que salen literalmente del plano, son tan especiales que ni Rachel ni Monica saben “apreciarlas” como es debido. Ninguna de las dos las quiere para ellas así que acaban a discusión pura y dura para ver en quién se las queda y en qué habitación lucirán mejor. El mejor momento llega cuando Gladys “cobra vida” y se “presenta” en mitad de la noche en la habitación de Joey.

7- Rachel y Monica pierden el piso contra Chandler y Joey: Durante la serie ha habido diversas competiciones y apuestas donde los chicos se enfrentaban a las chicas y, posiblemente ésta sea una de las mejores, en concreto al final de la partida. Por un lado tenemos a un motivadísimo Ross leyendo las preguntas de la “ronda relámpago”, por otro Rachel y Monica intentando averiguar de qué trabaja Chandler (“Rachel: Dios mío, tiene algo que ver con números. Monica: Y con ordenadores. Rachel: Y lleva un maletín. Ross: 10 segundos, si no aciertan perderán el juego. Monica: Tiene algo que ver con la transposición. Rachel: Oh-oh-oh, es un trans-transpositor! Monica: Esa palabra ni si quiera existe!”). Resultado final: Chandler, Joey, los pájaros y un enorme perro de mármol se mudan al piso de en frente, el de las chicas.

6- Unagi: Phoebe y Rachel se apuntan a clases de defensa personal y tras la primera sesión creen estar preparadas para patearle el culo a cualquier persona que intente meterse con ellas. Ross, que hizo karate, saca el concepto del Unagi y al ver que ellas no se lo toman muy en serio (“Rachel: ¿No es eso una clase de sushi?, Ross: No, ¡es un concepto!, Phoebe: Si, ¡eso es! ¡Eso es! ¡Es una anguila de agua dulce!, Ross: De acuerdo, quizás también significa eso…, Rachel: ¡Ohh! ¡Mataría por un rollito de piel de salmón ahora mismo!”) decide tomar medidas y como un maníaco sexual ponerlas a prueba acosándolas cuando están desprevenidas. La cosa no acaba demasiado bien y, como no, Ross se tiene que tragar algún que otro “Ahhhhh, rollitos de piel de salmón (Rachel)” y con el mítico gesto imitándole.

5- Phoebe conociendo a Mike: a) Tocando el teclado: Por una parte está el momento en el que Phoebe se entera de que Mike no es amigo de Joey, de hecho hacía pocas horas que se conocían, pero eso no detiene a Mr. Hannigan a la hora de darse a conocer y presentarse como es debido. Al fin y al cabo no había mentido del todo. Mike sabe tocar el piano y es hora de mostrarlo, aunque no haya ningún teclado a la vista porque como dice Phoebe: “Eso no sería un obstáculo para un pianista”. Mike se arremanga y con una pose profesional empieza a tocar air piano para sorpresa de su público.

b) Conociendo a sus padres: Phoebe cambia de personalidad cuando va a conocer a sus suegros. La chica saca su faceta más distinguida y refinada- hasta se marca el acento pijo- pero en el fondo no puede evitar ser ella misma y menos cuando se habla de su música (“Mike: Bueno, Phoebe escribe cantidad de canciones estupendas. ¿Cuál era esa qué cantaste la otra noche que les encantó a todos?, Phoebe: ¿Desfile de pervertidos?, Mike: No…, Phoebe: Ah, ¿Oda a un pelo púbico?”).

4- El bronceado de Ross: Al ver a Monica con un tono moreno de piel espectacular, Ross decide dorarse un poco yendo a una sala de rayos uva. Por muy sencillo que sea el proceso de bronceado de piel en una cabina y más cuando se trata de alguien que tiene estudios superiores (“Hombre del salón: Oiga, lo ha pillado en seguida, Ross: Bueno, tengo un doctorado así que…”). La cosa se complica cuando los pitorros acaban apuntando todo el rato a la parte frontal. Al final del episodio Ross está por lo menos al nivel 12 de moreneo y, por supuesto, ahí está Chandler para inmortalizar el momento y de paso troncharse un poco a su costa (“Chandler: Tío soy Chandler, ábreme…tranquilo he ido al salón de bronceado ese y me ha pasado lo mismo…, Ross: En serio, ¿has contado missisipi?, Ross: Oye, tú no estás bronceado (mientras abre la puerta), Chandler: No, tenía que hacerte una foto”).

3- Los bailes de F.R.I.E.N.D.S: a) La rutina: Monica y Ross acompañan a Joey y a su nueva compañera de piso al estudio donde graban el show previo a la fiesta de fin de año. Los hermanos quieren salir por la tele en el programa de Dirk Clark y para así, todo chulos, marcarse su mejor baile: “La rutina”, unos pasos algo cutres y vacilantes a la vez. Después todo se acercan con orgullo al director para dicirle: “Bueno… ¿queda alguna duda sobre quienes serán los siguientes en subirse a la plataforma?, Director: ¡Oh no! ¡Subid ahí arriba y haced exactamente lo mismo!, Monica: ¡Sí! (Suben corriendo a la plataforma), Director: (Al cámara) Asegúrate de que coges ésto, seguro que lo quieren para el show de los imbéciles.”

b) Rachel y Monica en un fiesta: Es otro de esos flashbacks donde las compañeras de piso, Monica con sus kilos de más, y Rachel con su antigua nariz, asisten a una fiesta universitaria y lucen sus mejores pasos de baile mientras suena de fondo Funky Town de Lipps INC.

2- El último capítulo: Uno de los instantes más dramáticos y tristes de la serie es el episodio de despedida. En él cada uno de los seis amigos toma su rumbo después de diez años juntos (y no sólo detrás de las cámaras). Phoebe está casada con Mike; Joey se queda en Nueva York, aunque luego representa que se marcha a Los Angeles; Chandler, Monica y sus bebés gemelos se trasladan a las afueras y hasta el final no se sabe si Rachel y Ross se quedarán juntos o ella se mudará a París. El apartamento de Monica está vacío y en ese momento se dan cuenta que todos y cada uno de ellos en algún momento u otro han vivido en ese piso. Al final uno por uno van dejando las llaves del piso encima de la mesa y cuando Rachel propone que vayan todos a tomar un café, Chandler pronuncia con sarcasmo la última palabra de la serie: “¿Dónde?”. Por supuesto, al Central Perk.

Friends

1- Ross y Rachel- Viendo el vídeo de la graduación: Los seis amigos están en el apartamento de Monica y Rachel y, a pesar de que Ross se opone, los chicos se ponen a ver una vieja cinta de cuando éstas dos se graduaron. En el vídeo casero, grabado por el patriarca de los Geller en el que en plan flashback, aparecen las chicas irritadas porque Chip, el novio de Rachel, no ha aparecido aún y se les está haciendo tarde para asistir al baile de fin de curso. Ross,  tras la sugerencia de su padre y sin que los demás lo sepan, se pone sus mejores galas para acompañar a Rachel, pero cuando está preparado para casi tomar su brazo , aparece Chip y las chicas se van con él, dejando a Ross con la cara de amargura y desilusión, la de aquél que le acaban de romper el corazón, mientras su padre sigue filmando la escena. Tras ver el vídeo, en el piso se produce un silencio y todos se quedan mirando al galán de Ross con caras de incredulidad y en ese momento Rachel se levanta para besarle. Los demás se miran entre ellos mientras sonríen porque por fin se dan cuenta de que la historia entre Ross y Rachel va a acabar en buen puerto. Sin duda, uno de los momentos más épicos de la serie.

¿Cuáles son vuestras escenas favoritas de F.R.I.E.N.D.S?

← Atrás

Deja una respuesta