All Time Low levanta pasiones a su paso por Barcelona

El show de despedida de una gira en muchas ocasiones acaba convirtiéndose en un evento especial.

La banda de pop punk All Time Low cruzó el charco a principios de octubre para presentar su séptimo disco de estudio “Last Young Renegade” (Fueled by Ramen Records” por toda Europa.

*Texto por Thaïs Parvez & Fotos por Neus Serra.

El cuarteto liderado por Alex Gaskarth eligió precisamente nuestro país para poner el broche de oro a su gira europea con dos conciertos en Barcelona y Madrid (L.A. Rock Entertainment).

Los de Baltimore aterrizaron en la Ciudad Condal el pasado jueves 19 para descargar toda su energía en la sala Razzmatazz.

La velada dio el pistoletazo de salida con el trío femenino británico Hey Charlie interpretando los temas de su primer EP “Young & Lonesome”.

Al tocar los primeros acordes, su apariencia inocente, vestimenta de colegialas incluida, quedó relegada a un segundo plano.

Desde el primer minuto las chicas demostraron que saben moverse encima del escenario y no se les da mal ofrecer un espectáculo de pop macarra con tintes de grunge y rock alternativo.

Emular (u homenajear; esa parte no quedó muy clara) el Heart Shaped Box de Nirvana con su tema Hey fue una jugada algo arriesgada.

hey-charlie

Dejando ese detalle a un lado, con sus melodías pegadizas y riffs de guitarra pegadizos a lo White Stripes, consiguieron que el público se entregase por completo a pesar de no conocer las letras al dedillo.

Los segundos en asaltar el escenario fueron los británicos Creeper.

La última vez que los de Southampton visitaron nuestro país fue el pasado diciembre junto a Pierce the Veil.

En esta ocasión, Will Gould y su tropa dieron a conocer los temas de su primer disco “Eternity, in your Arms” (RoadRunner Records).

Si Hey Charlie caldeó el ambiente, Creeper lo incendió gracias a su espectáculo de horror punk mezclado con algo de screaming, baterías frenéticas y melodías a lo My Chemical Romance.

will-gould-creeper

La banda derrochó garra y energía durante casi cerca de 40 minutos. Casi sin dar tiempo para respirar Gould y los suyos dispararon un tema cañero tras otro, invitando al público a estallar bailando.

El toque sereno lo puso la melancólica Misery con las luces del escenario apagadas y decenas de móviles iluminando la sala entre el público.

Tras la potente actuación de Creeper, era el turno de All Time Low.

jack-barakat-zack-merrick-all-time-low

Alex Gaskarth, Jack Barakat, Zack Merrick y Rian Dawson subieron al escenario pasados pocos minutos de las 21:30h.

Los de Baltimore abrieron el repertorio con la contagiosa Last Young Renegade, tema que da nombre a su último disco y seguido del himno de pop punk Damned If I Do Ya (Damned If I Don’t).

Hicieron falta sólo dos canciones para que se desatase la locura y aumentase el nivel de testosterona de las asistentes.

En Damned empezó la lluvia de sujetadores y otras piezas de ropa íntima. Para cuando tocó el turno de tocar Backseat Serenade, el escenario estaba tan saturado que el guitarrista Jack Barakat aprovechó para coger unas bragas y ponérselas en la cabeza mientras bromeaba con el público haciendo algún que otro gesto ligeramente obsceno.

Después aprovecharon para ir mezclando algunos de sus grandes éxitos con temas de su último disco como Life of The Party, Good Times, Nice2KnoU o Dirty Laundry, con la que se marcaron un festival de luces.

El público enloqueció con clásicos como Weighthless, Lost in Stereo, Vegas o Something’s Gotta Give y se emocionó coreando cada una de las palabras de Therapy, momento en el que Alex Gaskarth se quedó solo en el escenario y únicamente le acompañaba una guitarra acústica.

Entre canción y canción, Barakat aprovechaba para soltar alguna que otra broma chapurreando algo de castellano.
Gaskarth por su parte agradeció la dedicación de sus fans por estar al pie del cañón a pesar del mal tiempo que había hecho en Barcelona y aseguró, antes de interpretar Missing You, que ese era el “público más ruidoso de toda la gira”.

Tras darle caña a Good Times, la banda desapareció unos minutos del escenario. Al volver, lo hicieron a lo grande con uno de los nuevos singles y dos de sus grandes éxitos.

La recta final de su espectáculo empezó con la adictiva Kids in the Dark. Ese fue el momento de presentar a los miembros de la banda.

Le siguió su nuevo himno de indie rock Drugs and Candy.

jack-barakat-all-time-low

Tras ésta, el vocalista aprovechó para interactuar una vez más con el público, en concreto con un grupo que había viajado desde la ciudad que le vio crecer (Baltimore).

Como despedida, el cuarteto sacó la ya legendaria Dear Maria, Count Me In.

Antes de decir adiós de forma definitiva, Gaskarth embelesó a unas pocas lanzándole unas rosas. Una manera de lo más persuasiva para indicar que la juerga se había acabado.

Los chicos de All Time Low quizás no llenen estadios en nuestro país (al menos por el momento) o despilfarren virtuosismo musical como otras bandas del estilo, pero de lo que no hay duda es que saben cómo convertir un simple concierto de pop punk en una verdadera fiesta.

← Atrás

Deja una respuesta