Crítica “Regresión”: Amenábar vuelve para explorar los entresijos de la mente y el fanatismo religioso

Después de seis años alejado de los cines, Alejandro Amenábar vuelve a la gran pantalla con “Regresión”, un thriller de terror psicológico ambientado en la América profunda de los años 90 que ahonda en la temática de las sectas satánicas y el fanatismo religioso y profundiza y pone al descubierto los vericuetos de la mente humana (¡Cuidado! Puede contener Spoilers).

Emma Watson y Ethan Hawke - "Regresión"La película, basada en hechos reales, sitúa la acción en la Minnesota de la década de los 90 y se centra en la investigación que lleva a cabo el detective Bruce Kenner (Ethan Hawke) sobre el caso de una joven llamada Angela (Emma Watson), quien acusa a su propio padre, John Gray (David Dencik), de abusos sexuales.

Contra todo pronóstico y a pesar de no recordar con detalles lo sucedido, John admite la culpa y es entonces cuando el reconocido psicólogo Dr. Raines (David Thewlis) entra en escena para ayudarles a revivir su recuerdos reprimidos a través de terapias de regresión. Los descubrimientos que poco a poco va realizando el detective Kenner con el soporte del Dr. Raines acaban desenmascarando una siniestra conspiración religiosa.

Regresión” sin duda intenta, a ratos sin éxito, arrojar algo de luz al tema de las sectas satánicas que tanta expectación mediática crearon en la época y, aunque Amenábar fácilmente podría haber caído en la misma fórmula que utilizó en “Los Otros”, donde lo “sobrenatural” juega el papel más importante de la cinta, en este caso el miedo no recae puramente en mostrar de una forma fehaciente la esencia del “mal”, “el diablo” en su estado más puro con secuencias de sustos y sobresaltos (aunque alguna sí que cae), sino que magistralmente juega con la tensión que crean sus personajes al contar su visión, sus “traumas” a través de las terapias regresivas.

Como bien aseguraba Amenábar en algunas entrevistas, “Regresión” no es una película de miedo, sino más bien un thriller psicológico que habla sobre el miedo.

Emma Watson - "Regresión"De esa manera, la cinta cumple bastante bien. Lo que realmente deja pegado a la butaca y dispara la tensión, no es la historia en sí sobre esa eterna lucha entre el Bien y el Mal o incluso no es el realmente descubrir quién se encuentra detrás y el porqué de la sucesión de esos rituales satánicos -la trama llega a un punto que cae en lo facilón y acaba siendo previsible- sino que lo acongojante del filme es ese elemento de intriga, esa sensación de tensión y angustia creada por los protagonistas al dejar entrar al espectador en sus mentes y compartir con ellos sus ‘recuerdos’ más desgarrados.

Por un lado, el detective Kenner, excelente la interpretación de Hawke, quien poco a poco empieza a obsesionarse con el caso y sin quererlo se deja caer en esa paranoia colectiva.

Por otro, la inocente y atormentada Angela que consigue que realmente palpes su sufrimiento. A pesar de que al inicio a Watson se la ve algo sobreactuada, luego consigue que simpatices y te angusties con su personaje.

Y por último, John, un fanático religioso que entra en un conflicto espiritual con la intención de comprender el porqué de sus actos a la vez que intenta expiar sus pecados; la abuela de Angela, una mujer temerosa de Dios y del Diablo; el hermano de Angela, un chico que ha perdido la fe y que se niega a ver la realidad; y finalmente, el cura del pueblo, un hombre algo irritante que acoge a Angela y que al principio parece ser el único en saber cuál es el verdadero peligro al que su comunidad se tiene que enfrentar.

Ethan Hawke y Emma Watson - "Regresión"

Otras de las protagonistas sin duda son las propias regresiones en sí. En cada uno de los episodios Amenábar juega brillantemente con el sonido que viene a cargo de Roque Baños, una buena fotografía y una ambientación lúgubre que consigue poner los pelos de punta y realmente hace sentir al espectador que forman parte de ellos.

A pesar de que “Regresión” cumple con todos los requisitos para ser un buen thriller policíaco -de esos que verdaderamente durante toda la cinta mantienen tenso al espectador en su butaca estrujando los reposabrazos a conciencia- con ciertas escenas memorables de suspense y que juega espléndidamente con el terror psicológico gracias a las actuaciones tan convincentes de sus protagonistas justamente en esos capítulos regresivos, la cinta deja un sabor algo amargo y se hunde especialmente a la hora de ofrecer una perspectiva más amplia de la temática los rituales religiosos (al menos a nivel del contexto social), así como a la hora de proponer un desenlace espectacular o escalofriante y poco previsible.

“Regresión” por lo tanto es una película excelente para aquellos fans del thriller psicológico y la historias de detectives al estilo “True Detective” y “Caso Abierto” y con un toque, si cabe, más macabro.

← Atrás

Deja una respuesta