Entrevista a Shvpes

Shvpes se está convirtiendo en una de las bandas de metalcore del momento.

El grupo nació en Birmingham en 2014 cuando el vocalista Griffin Dickinson se unió a los miembros de la banda Cytota y decidieron cambiar de nombre y crear un nuevo sonido.

Tras esto, los chicos han lanzado un disco de estudio, “Pain, Joy, Ecstasy. Despair” (Search & Destroy/Spinefarm Records, 2016) y han compartido escenario con algunas de las bandas más punteras dentro del metal y el hardcore como Bring Me The Horizon, Memphis May Fire, Bullet For My Valentine o Young Guns.

Shvpes aterrizó en España el pasado viernes 17 de marzo como parte de su gira europea junto a los metaleros Trivium y la banda de mathcore y metal progresivo SiKth [Pincha aquí para leer nuestra crónica del concierto].

Aprovechamos la oportunidad de su visita a nuestro país para entrevistar al vocalista Griffin Dickinson antes de su concierto en la Sala Apolo de Barcelona. Hablamos sobre su nuevo material, su gira actual con Trivium, sus influencias y sobre qué hubiera sido de su vida sin Shvpes.

HB – Empecemos hablando sobre los orígenes de Shvpes y tu incorporación al grupo. ¿Cómo describirías este viaje musical?

Ha sido bastante fácil para ser honestos. Conocí a los chicos hace cinco años. Yo me encargaba del merchandising en la banda de mi hermano [As Lions] y ellos eran el grupo que le acompañaba. Desde el principio me dije que eran buenos músicos, pero que necesitarían cambiar al cantante y su sonido. Cosa de tres años después echaron a su vocalista y me pidieron unirme a ellos. Me uní y fue: “¡Genial, vayamos a por ello!”. Me llevo super bien con ellos.

HB – Hablando de las letras, ¿cuál es el principal foco de inspiración de “Pain. Joy. Ecstasy. Despair”?

La frustración. Normalmente es sobre lo que me gusta escribir. El tema sobre el cual tengo más que hablar y el más honesto. La frustración en las relaciones, la sociedad, conmigo mismo, los tiempos pasados.

HB – Escuchamos los comentarios de cada tema en Spotify y comentabas que las letras también hablan de celebrar la individualidad?

Sí. Todo eso está en la frustración de mi propio yo del pasado, con el que no me sentía realmente yo mismo. [Las letras vas sobre] Todos los problemas que tenía y pensaba sobre la época en la que quería hablar sobre todo ello.

HB – Imaginamos que este álbum es autobiográfico. Cuentas historias personales.

Sí, pero intenté que también pudiese relacionarse con otras personas. No era: “yo, yo, yo, yo”. Más bien que otros pudieran sentirse identificados.

HB – ¿Cómo fue el proceso de composición de “Pain. Joy. Ecstasy. Despair”?

Algunas canciones eran… Tenía las letras hechas en una hora. Algunos temas me llevaron tres o cuatro semanas en estar completos. Todo dependía del tipo de canción y el contenido. Si tenía que recordar algo que ocurrió como hacía 10 años, me era más difícil. Si era algo que ocurría en el momento, lo empezaba a escribir allí mismo y me llevaba una hora.

HB – ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Carl Brown y Jim Pinder [productores]?

¡Increíble! Hablé con ellos no hace mucho. Hace dos meses fui a tomar unas cervezas con Carl y le hablaba sobre cuánto había mejorado nuestra música y nuestras demos tras salir del estudio y pasar tiempo tocándolas. Carl me dijo que era porque pensaban que era porque yo había entrado al estudio de grabación como un fan de la música, como alguien que quería formar parte de la industria música y que salí como músico. Estoy totalmente de acuerdo.

HB – ¿Estuvieron más pendientes del proyecto y os empujaban a salir de vuestra zona de confort u os dieron más libertad para hacer lo que quisierais?

Siempre tuvimos libertad para hacer lo que queríamos, pero ellos eran como la voz de la experiencia, nuestra guía. Yo decía: “¡Hagamos esto!” y ello se volvían y decían: “¿Realmente esto? ¿Esto es lo que quieres hacer?”

Si pensaban que una de nuestras ideas era horrible, nos lo decían. Si pensaban que era genial, también nos lo decían, pero siempre éramos nosotros los que decidíamos.

Shvpes

Shvpes

HB – Hablando sobre vuestra gira actual con Trivium y SiKth, ¿cómo es compartir el escenario con ellos?

¡Una pasada! Trivium fue el grupo que me introdujo en el heavy metal cuando era un niño, así que desde la perspectiva de un fan, es una locura ver cada noche a una de mis bandas favoritas. Desde el punto de vista de grupo, es genial porque nos llevamos super bien con ellos y hay muy buen rollo.

Los fans de Trivium parecen ser muy abiertos de mente, al menos con el tema del metal.

HB – ¿Podrías contarnos alguna anécdota de la gira?

Mucha gente nos ha dicho que somos la mejor banda telonera que han visto en la vida.

HB – ¡Una gran cumplido!

Y tanto. Seguro que se lo dicen a todo el mundo. [risas]

HB – ¿Sigues alguna rutina para entrenar y calentar la voz?

Sí. Durante dos años y medio he intentado aprender a cantar correctamente, así que he ido haciendo ejercicios de calentamiento de voz. Siete meses atrás estaba hablando con Matt Heafy [cantante y guitarrista de Trivium] y me recomendó algunos ejercicios. Así que he hecho eso desde entonces. Además de una cosa que he aprendido como cantante de Jamie Graham de Heart of the Cowards, todo lo demás lo he aprendido de Matt Heafy. Ha transformado mi voz. Me da consejos para mejorarla.

HB – En el pasado habéis abierto shows para bandas tan conocidas como Bring Me The Horizon, Bullet For My Valentine o Crossfaith. ¿Cómo fue vuestra experiencia?

No estaba en el grupo cuando tocaron en el concierto de Bullet, pero seguro que fue super guay. Sí que estuve en el de Bring Me The Horizon, fuimos los teloneros por un día, y fue como una locura. Éramos nosotros, Bring Me en un local de 900 personas [Rose Theatre en Kingston] donde las entradas se vendieron a los 15 minutos. Salimos al escenario y todo el mundo empezó a saltar al unísono con nosotros. Nunca habíamos vivido una experiencia así. ¡Fue fantástico!

HB – Antes has dicho que Trivium es una de tus principales inspiraciones. ¿Quién dirías que es tu artista de referencia?

¡Oh joder! Es una pregunta difícil. [espera unos segundos para responder]. Eminem y Zack de la Rocha [Rage Against the Machine] son dos grandes referentes. Es de donde sale mi rapeo. Vocalmente, a otro nivel, mucho viene de Jason Butler de Let Live, Tyler Carter de Issues y Chester Bennington de Linkin Park. Musicalmente, mucha influencia es de Limp Bizkit. Todavía me encanta este grupo. Los otros dos… Bueno, antes de que fuesen a la cárcel: As I Lay Dying y Lostprophets. Solían encantarme lo que hacían musicalmente. Creo que inconscientemente he tomado mucho de estos grupos. Pero luego se demostró que los vocalistas de ambas bandas [Ian Watkins and Tim Lambesis] eran unos completos gilipollas.

HB – Hablando de otros artistas que te gusten. ¿Qué grupo estás escuchando ahora? ¿Hay alguna canción que no puedas quitarte de la cabeza en estos momentos?

Loyal Canna. Es un artista de hip hop del Reino Unido que ha salido hace poco. Damselfly [junto a Tom Misch] es una canción que no paro de escuchar. Es un hip hop más tranquilo.

HB – ¿Qué crees que estarías haciendo si no fueras cantante?

Tengo una linea de ropa, pero no creo que fuese mi único trabajo porque me gusta que las cosas sean salvajes, impredecibles. Siempre me he dicho a mí mismo, desde que era un niño, que molaría ser policía, pero en algún sitio chungo y loco como Brasil. Ya sabes, todos los días serían choppers, traficantes, pistolas, narcos. Hacer algo salvaje.

HB – ¿Qué te gusta hacer cuando no estás de gira o grabando?

Ir al gimnasio, dedicarle tiempo a mi línea de ropa, escribir música y viajar.

HB – Para finalizar esta entrevista, ¿cómo ves a Shvpes en, digamos, cinco o 10 años?

En 10 años me gustaría estar… intento ser realista, pero imagino a este grupo como aquellos grandes grupos que tocan en estadios. Mientras vayamos haciendo este tipo de canciones y creando una base de fans al ritmo que lo vamos haciendo ahora, ¡creo que el cielo sería el límite! Así que en 10 años quiero que estemos tocando en estadios.

HB – Si pudieras elegir un lugar en el que tocar, ¿cuál sería?

Me encantaría ser headliner en Rock in Río o tocar en el Madison Square Garden. ¡Seguro que sería una locura!

Hazte con tu copia de “Pain, Joy, Ecstasy. Despair” aquí.

← Atrás

Deja una respuesta